La naturaleza es admirable, sin lugar a dudas. Y quienes somos amantes de los animales, habremos notado que en algunos momentos, sus conductas son un tanto… ¿raras? Pues sí. Pero, ¿cómo explicarlo…?

Siempre tenemos en mente que el ser humano es superior por su capacidad de pensar, pero olvidamos el simple hecho, de que el ser humano también es un animal. Así es… Nos diferenciamos de los demás, porque obviamente tenemos la capacidad de racionalizar.

Pero no es, la falta de esta “habilidad” desarrollada en los animales, que ellos sean unos completos tontos. De hecho, son inteligentes y astutos a su manera. Sino fuese por eso, sus especies ya se habrían extinguido hace tiempo.

Esta capacidad de adaptación ha sido la clave.

Pues bien,

En este punto, definitivamente los hemos subestimado. Y es que, estas habilidades que han desarrollado con el paso de los siglos, son dignas verdaderamente de admirar. ¡Y cómo no!. Ya que estas les son muy útiles dentro de la vida salvaje. ¡Sí, esa misma en donde solo sobreviven los más fuertes! dice la frase…

Pero aparte de ello, hay algo mucho más sorprendente. Sus aparentes poderes psíquicos. No en todos. Pero los casos que presentaré a continuación los dejarán pensando.

Sin duda alguna, durante años se han escuchado anécdotas en las que diferentes personas que tienen mascotas, o que trabajan con la fauna, han reportado extraños acontecimientos y conductas que han visto en sus animales. Increíbles percepciones que sugieren la existencia de poderes psíquicos.

A pesar de ser un tema muy interesante, es escasa la investigación que se ha hecho sobre estos fenómenos.

Perro Psi

Vladimir Durov, escritor del libro “mis amigos cuadrúpedos y alados” publicado en 1929, fue pionero en utilizar técnicas psicológicas para el entrenamiento de animales.

Él creía firmemente en posibles facultades extrasensoriales que tenían éstos. Durov se dedicaba al mundo del circo y lograba que sus animales hicieran todas las piruetas que él quería, por lo que se hizo famoso en Europa como “un encantador de animales”

El animal más conectado con él era una perrita de raza Fox Terrier llamada “Pikki”, la cual era conocida como “la adivinadora del pensamiento”. Esto, porque seguía órdenes de Vladimir sin que éste emitiera algún sonido o hiciera alguna señal. Vladimir argumentaba que se comunicaba con ella telepáticamente.

Y esto llamó tanto la atención, que el director del instituto para el estudio del cerebro en San Petersburgo, en Rusia, le invitó a someterse a algunas pruebas para saber si lo que decía era cierto. Se le dio una lista de instrucciones a Durov, que tenía que hacer la perrita sin que éste hiciera ningún gesto. Vladimir solo sostenía la cabeza de la perrita y la veía fijamente a los ojos. Esta en seguida realizó las tareas acertando en un 90%.

Después de más pruebas los separaron en diferentes cuartos y se le pidió que le diera órdenes telepáticamente desde ahí a Pikki, asombrosamente, la perrita en otro cuarto, siguió todas las órdenes. Por lo que los científicos no tuvieron más que aceptar la extraordinaria capacidad telepática entre Durov y Pikki. Incluso en el 2013, Google recordó esta increíble historia con un “doodle” para conmemorar el 150 aniversario de Vladimir Durov.

Gato Psi

El gato es uno de los animales a los que se les ha atribuido tener poderes psi o extrasensoriales. Aún en nuestros días sigue estando muy extendida la idea de que los gatos pueden comunicarse telepáticamente.

Estudios realizados entre los años 70s y 80s por el doctor Robert Morris, lanzaron porcentajes positivos sobre estas ideas de poderes psíquicos en los gatos. El experimento consistía en meter a una persona con su gato a una habitación con un tapete con números. El dueño del animal pensaría en un número específico que transmitiría al gato telepáticamente, y éste tendría que posarse sobre el número.

El porcentaje de aciertos sobrepasó las expectativas, pero solo podría seguirse considerando como mera casualidad.

En el año 2007, en la internet, se convirtió en un fenómeno viral la historia de “Óscar, el gato que predecía la muerte”. Un gato que fue adoptado en un centro de rehabilitación en Rhode Island, lo que lo hizo mundialmente famoso, fue su extraordinaria habilidad para saber el momento en que iba a morir un paciente determinado.

Óscar entraba a la habitación del enfermo y/o anciano, y se quedaba acompañándolo hasta su muerte. Si la puerta se encontraba cerrada, Óscar se mantenía arañando la puerta hasta que alguien los dejara entrar. Esta actitud sólo lo hacía con la gente que sorprendentemente moriría en poco tiempo.

Al ver esto, experimentaron poniéndolo con enfermos terminales, a lo que el gato no se quedó y salió de la habitación para acompañar a otro enfermo que resultó morir a pocas horas después.

Según el director del hospital, Óscar ha sido capaz de predecir sin equivocarse la muerte de más de 50 pacientes durante 4 años.

Pero Óscar no ha sido el único gato con esa sensibilidad, otro gato famoso fue “Jock” el gato de Winston Churchill, que aseguran tuvo el mismo comportamiento en las últimas horas del mandatario del reino unido.

Caso similar

También está el caso de un can de nombre «El Moro». Un perro callejero que vivió en 1970 en el pueblo «Fernán Núñez», en la Provincia de Córdoba, en España. Y que también parecía conocer el destino de las personas que iban a fallecer.

Siendo este animal, el que curiosamente, se acercaba a la puerta de quien iba a morir y permanecía allí hasta su deceso. Para luego acompañarlo durante su velorio y entierro. ¿cómo era esto posible?

Su percepción llegaba a tal extremo, que cuando trasladaban a algún fallecido al pueblo, procedente de otro lugar. Esperaba el coche fúnebre a la entrada del casco urbano. Luego se iba hasta el domicilio donde se hacía el velatorio, y finalmente acompañaba la comitiva hasta el cementerio.

Moro murió en 1983, como consecuencia de una paliza que le dieron unos desconocidos. Y 12 años de su muerte erigieron un monumento en su recuerdo en la plaza central del pueblo.

Pato Psi

El 27 de noviembre de 1944, otro animal muy peculiar anunció una gran tragedia en Friburgo Alemania.

Se dice que durante la tarde de aquel día, un pato tuvo un comportamiento muy extraño. Tanto, que llamó la atención de los vecinos del lugar, quienes tomaron esto como un presagio. Entre las 7:58 y 8:18 de la noche, 292 bombarderos lancaster lanzaron 3000 bombas sobre la ciudad, resultando 2797 muertos y 9600 personas heridas. El pato también moriría durante el bombardeo.

Debido al recuerdo del ataque y de la increíble advertencia del pato, el 27 de noviembre de 1953 se inauguró su estatua en el jardín municipal. Definitivamente, una increíble historia de psi animal.

Y bueno, el tema de los poderes psíquicos en los animales es muy interesante, sin embargo también es muy poco explorado. Comparte esta publicación si te gustó y suscríbete a nuestro canal de YouTube.